La importancia de la terapia personal no verbal benenzoniana para el terapeuta benenzoniano

“Escuchamos a través de lo escuchado y por escuchar, escuchando.”

Trabajar con todo tu ser

Como terapeutas de una terapia psicosomática no verbal, de la terapia Benenzon, constituimos una amalgama y así, en las sesiones con nuestros pacientes, empleamos nuestro cuerpo, nuestra alma, la energía, la concentración, la escucha y todos los elementos psíquicos, corpóreos y sonoros no verbales.

En el momento de la terapia como terapeuta estás llamado a salirte de ti mismo como persona para centrarte en el camino del otro. Te conviertes en un lienzo en blanco sobre el cual el paciente escribirá su propia historia.

¿Cómo lograrlo si uno no recorre también su propio camino?

Aprendes a funcionar a diferentes niveles no verbales, en los que, a menudo, se impone un lenguaje simultáneo.

Todo tu ser absorbe todo lo que depositan los pacientes dentro y fuera de la sala. Y no solo los pacientes, sino también los que están a su alrededor: sus padres, el abuelo y la abuela, que son los que a menudo vienen a recogerlos. Tal y como menciona el Dr. Benenzon (entrevista, 2013) en la terapia Benenzon existe el oxímoron del impulso, de la pulsión, pero también la reacción y la resistencia.

¿Por qué no otro tipo de tratamiento terapeútico?

- Es fundamental que la terapia Benenzon te represente como paciente, terapeuta y supervisor. Según el Dr. Benenzon, “la relación terapéutica evoluciona a través del silencio del terapeuta y del deseo del paciente”.

- ¿Puede un terapeuta verbal deshacerse de toda la tension que recibe a través de las palabras? ¿Hasta qué punto tienen las palabras una capacidad representativa para reflejar lo que sentimos?

- «El no verbal permite expresar más todo lo que no hemos pensado, que lo que hemos concebido y de lo que somos conscientes”.

- Como terapeutas no verbales empleamos la comunicación analogica. Trabajamos en un lenguaje simultáneo y no en el lenguaje sucesivo, donde, incluso cuando hablamos, cuando empleamos la palabra, una gran parte, el 55%, lo constituyen el efecto que tienen los elementos no verbales y la expresión corporal, para darle significado a lo que expresamos.

- Cuando lo vives, ya no tienes dudas. ¡Trabaja sobre ti mismo!

- Haces lo que les gustaría hacerte a ti; difícil lograrlo, pero tal vez sea más fácil cuando tú también has estado en el lugar de tu paciente.

A través de la terapia no verbal como terapeuta no verbal:

Si pensamos en la ética de la terapia no verbal Benenzon, veremos que salvaguardar y proteger al psicoterapeuta son muy importantes para que este pueda constituir un buen contenedor para su paciente.

- Conoces el camino que recorre tu propio paciente, que atraviesa las fases de lalismo, mímesis, diálogo y autonomía.

- Descubres tu propia identidad sonora.Reconoces tus puntos oscuros – «los puntos oscuros del terapeuta son también los puntos oscuros del paciente»

- Localizas más fácilmente elementos de transferencia – contratransferencia en la relación terapéutica, cuando conoces elementos de tu trayectoria personal.

- Curas heridas – perdonas y sigues adelante.

- Cultivas el Ser y te proteges de las trampas de tu superegoísmo y de tu omnipotencia.

- Te proteges de quemarte (burn out), del acting-out como persona y como terapeuta, pues la paranoia no es sino una delicada línea. Nos encontramos con muchos casos en el Centro Benenzon de Chipre de personas que trabajan en profesiones médicas pero también en cuestiones relacionadas con la salud. «Cuanto más cansado, triste y con menos energía está un terapeuta, tanto más propenso es al acting out en la relación con el otro».

- Por eso en la supervision de la terapia no verbal nos centramos en el terapeuta no verbal y no en los problemas del paciente, que es lo que sucede en otros sectores.

- Te sientes más cómodo a la hora de funcionar no verbalmente y de que tu presencia se convierta en una parte del setting.

- Adquieres flexibilidad, fuerza, tus tiempos se hacen más rápidos, sales de la cueva.

- Admites los aspectos del reflejo de ti mismo que tienen que ver contigo pero también con el otro. Se trata de un reflejo del yo-otro dentro de ti que se refleja en la relación que construyes con tu paciente.

- Reconoces tus propios deseos y los deseos del otro. Aprendes a existir pero también a no existir. Te haces transparente y funcionas en un marco de buena voluntad – falta de ánimo. Reconocer los deseos propios es lo que conducirá a la normalización.

- Construyes tu matriz positiva. Creas un escudo de protección contra los dardos de la negatividad, de la anulación y del comportamiento mísero.

- Tienes un apoyo para toda la vida; sabes que tu Faro está ahí cuando necesites echar mano de él.

- Proteger la libertad del otro es también proteger la libertad propia, pero también es válido lo contrario. Al aprender a protegernos en esencia protegemos al otro, pero también la relación que se crea. Es una relación de dos direcciones, con la consiguiente protección del vínculo entre el terapeuta y el paciente.

Mantenimiento

- Es importante que todos los terapeutas mantengan periódicamente su terapia personal debido al desgaste que se produce con los pacientes. Así, en esencia, garantizan parte de la calidad de su trabajo.

- Ello no significa que dependan de su terapeuta, sino que conservan su salud mental y su calidad de vida.

- Como seres humanos, somo frágiles, necesitamos un lugar para canalizar todo lo que el día a día, la sociedad, nuestro entorno nos carga y acaba contaminándonos.

- Es un tipo de prevención. Con bastante frecuencia nos encontramos con terapeutas con problemas óseos o enfermedades psicosomáticas como la soriasis, la dermatitis, etc. (yo-piel).

- Que hayamos recorrido el camino terapéutico, no significa que seamos omnipotentes sino que contamos con los medios necesarios para poder ponerlos en funcionamiento, pero siendo invisibles y gozando de una mejor calidad de vida.

- Periódicamente necesitamos un refuerzo, dado el desgaste a causa de nuestro trabajo y de nuestro día a día. Necesitamos pequeñas gotas de rocío que constituyan la chispa para volver a la normalidad, para seguir adelante y vivir haciéndolo todo lo mejor que podemos.

Epílogo

En tu trayectoria terapéutica primero encuentras tus colores. A lo largo del camino aprendes a renovarlos continuamente, para poder transmitírselos a otros. Encuentras tu centro, puedes reconstruir y reproducir continuamente su luminosidad y vitalidad. La terapia te ofrece un concaminante para toda la vida en quien depositar tus cargas, apoyarte y renacer. Una persona que sujeta el mapa y concamina contigo, que te ayuda a encontrar tu camino, incluso en los momentos más difíciles de tu vida.

Queremos darle las gracias a la señora María, que constituye nuestro faro en este viaje y quien, con las herramientas que nos da, ilumina cada vez nuestros corazones con un mar de amor.

Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
Follow Us
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square

BENENZON INTERNATIONAL ACADEMY